Imbolc en la cocina: Bebidas, comidas y postres para tu celebración

La festividad de Imbolc marca la mitad del invierno, momento en el que, a pesar de la dureza de las condiciones climáticas, ya se aprecian las primeras señales del regreso de la primavera. Ya pronto volverá el buen tiempo y nuestros hábitos alimenticios cambiarán para dar paso a comidas más ligeras y frescas. Sin duda, esta es una buena ocasión para refugiarse en el calor de la cocina antes del completo retorno de las energías del Sol y disfrutar de suculentos manjares junto a deliciosos dulces recién sacados del horno. 

Athe de Iberia, Haku Kogarashi, Harwe Tuileva, Heru Palas, Nuhmen Delos, Runewald de los Cuervos y Yaxley Black hemos unido nuestros conocimientos y te planteamos una serie de bebidas, comidas y postres para tu celebración de Imbolc. ¡Allá vamos!



Licor del amanecer
Receta de Heru Palas


Imbolc tiene lugar justo en mitad del invierno, cuando el frío está todavía muy presente a nuestro alrededor. Nada mejor que un buen licor especiado para entrar en calor, ¡especialmente si hemos celebrado nuestro ritual en el exterior!

Ingredientes y materiales necesarios 

100 ml de vino blanco 
450 mil de vodka blanco 
Una vaina de vainilla 
Una rama de canela 
Un limón 
Azúcar moreno 
Una botella de cristal 
Un recipiente resistente al calor 

Preparación 

Antes de comenzar a elaborar el licor, lava bien la botella con agua y jabón para evitar la contaminación de la bebida. Es recomendable llenar la botella de agua con un poco de lejía, dejarla reposar una media hora y posteriormente aclarar con abundante agua. 

Prepara un recipiente resistente al calor y vierte en él 100ml de vino blanco seco a ser posible. Añade una vaina de vainilla abierta y picada en trozos de aproximadamente un dedo dedo de grueso, un trozo de canela en rama de aproximadamente 3cm, un chorrito de medio limón amarillo y una cucharada de azúcar moreno. 

Mezcla todo bien y pon el recipiente al baño maría sin que llegue a hervir hasta reducir un 50% del volumen por evaporación (esto se hace a ojo). Cuela el líquido restante con un filtro de café y diluye la mezcla en 450ml de vodka blanco. 

Ahora, introduce la mezcla preparada en el interior de la botella y tendrás listo tu licor para la festividad de Imbolc. 

El consejo de Heru 

Si uno se encuentra muy motivado, puede añadir en la parte de la reducción unos 5g de pétalos de violeta o bien sustituirlo por un saborizante artificial, ya que no es fácil conseguir pétalos de violeta. 

Y si uno está más motivado aún, puede teñir la bebida de la siguiente forma: De los 450ml de vodka, toma 50 ml y añade 2 fresas y 10 g de arándanos. Machaca las frutas sobre una gasa en un mortero y añade los 50 ml hasta formar una pasta. Cuela y exprime al máximo la mezcla y añádela a mezcla de vodka y vino especiado.

Puedes encontrar más información sobre Heru en Ars Viridian.


Batido de fresas invernales
Receta de Nuhmen Delos 


En Imbolc se celebra la lactancia de la Diosa, así como la de los animales que en invierno amamantan a sus crías, por lo que es habitual cocinar utilizando productos lácteos. ¡Con este batido honraremos este proceso de lactancia a la vez que disfrutamos de las primeras fresas de la temporada! 

Ingredientes y materiales necesarios 

250 g de fresas 
250 ml de leche 
1 cucharada de mermelada o sirope de fresa 
Azúcar vainillado 
Hojas de menta 
Batidora 

Preparación 

Limpia bien las fresas y córtalas en trocitos pequeños. Una vez que tengas todas cortadas, échalas en el vaso de la batidora y añade la leche y la mermelada o el sirope de fresa. A continuación, bate durante un par de minutos. 

Cuando esté listo, echa un poco de azúcar vainillado y unas cuantas hojas de menta para darle un sabor refrescante al batido y vuelve a triturar en la batidora durante un par de minutos más. 

El consejo de Nuhmen 

Es importante tomar este batido recién hecho y frío a ser posible, por lo que es recomendable meter todos los ingredientes en la nevera un par de horas antes de su elaboración. 

Si se quiere un batido más suave y dulzón para los más pequeños de la casa, puede añadirse un poco de edulcorante o incluso un yogur azucarado a la mezcla y prescindirse de la menta.


Pisto en honor a Brigit
Receta de Haku Kogarashi 


Brigit, la Diosa herrera, trabaja con suma delicadeza el metal hasta que adquiere su forma, consistencia y aspecto deseado. Del mismo modo, esta sencilla receta de pisto con soja texturizada te hará centrar toda tu atención en los fuegos de tu cocina para lograr un resultado sencillamente espectacular. Además, esta deliciosa comida es muy versátil y puede presentarse de múltiples formas. ¿A qué esperas para probarla? 

Ingredientes y materiales necesarios 

Soja texturizada 
Agua 
Un pimiento 
Una zanahoria 
Media cebolla 
Tomate frito 
Una mezcla al gusto de las siguientes especias: curry, pimienta, perejil, ajo en polvo, cebolla en polvo y comino molido. 

Preparación 

Vierte el agua en un cuenco grande y añade la mezcla de especias. A continuación, añade la cantidad de soja texturizada que desees y déjala ahí durante unas 2 horas más o menos. 

Con el resto de ingredientes, haz un sofrito de toda la vida: corta las verduras, póchalas con aceite en la sartén y una vez que estén blanditas le añades el tomate frito y lo tapas (esto es especialmente importante por la integridad de tu cocina, ya que si no va a saltar el tomate frito hasta los confines del espacio-tiempo). Una vez haya cambiado el color el tomate frito a una tonalidad más oscura lo apartas del fuego y lo reservas. 

Mientras tanto, coge otra sartén y ponte a saltear la soja hasta que pierda el agua, una vez haya perdido el agua, añade el pisto anteriormente reservado y lo dejas un rato a fuego lento hasta que a ojo esté bien. 

El consejo de Haku 

Dicho esto, con este sofrito puedes hacer mil cosas, es una receta muy versátil. Por mi parte, compro tortas de estas de fajitas y utilizo esto de relleno. Si no, también puedes usarlo como aperitivo y para mojar con pan.


Tortitas de avena de Imbolc
Receta de Yaxley Black 


Estas deliciosas tortitas de avena pueden ser una maravillosa forma de volver a conectar con la tierra tras la ceremonia o el ritual de Imbolc. Esta es una receta sencilla y fácil de preparar en la que hasta los más pequeños de la casa pueden colaborar. ¿A qué estás esperando para hacerlas? 

Ingredientes y materiales necesarios 

1 taza de avena previamente remojada en leche o agua 
¼ de cebolla finamente picada 
Un tomate finamente picado 
Dos o tres ramitas de perejil o cilantro finamente picado 
1 huevo 
Dos cucharadas soperas de pan molido 
Consomé en polvo, ajo en polvo, sal y pimienta, todo al gusto 
Aceite para freír 

Preparación 

Mezcla todos los ingredientes en un tazón hasta hacer una pasta homogénea y sin grumos. Con ayuda de una cuchara, ve poniendo porciones en aceite muy caliente, aplastándolas un poco para que no queden muy gruesas. 

Déjalas freír un par de minutos por cada lado y finalmente colócalas sobre papel absorbente para retirar el exceso de aceite. 

El consejo de Yaxley 

Estas tortitas se pueden acompañar con salsa de tomate frito y pueden comerse tanto frías, como calientes. Si se usa avena molida la consistencia es igual a la de la masa para hot cakes. 

Esta receta suelo usarla para hacer mis ofrendas o para compartir por su fácil preparación ideal para cuando tengo poco tiempo y mucho cariño por quien las hago.


Cordero al curry con cebada
Receta de Nuhmen Delos 


Uno de los símbolos de Imbolc es el de la oveja amamantando a sus corderos. En tiempos de nuestros ancestros, el primer parto de estos animales suponía la primera fuente de carne que la gente podría comer tras el duro invierno, mientras que el cultivo de la cebada era típico de Escocia e Irlanda y se utilizaba en numerosos platos para alimentar a toda la familia. 

Ingredientes y materiales necesarios 

50 ml de aceite de oliva 
1 cebolla picada 
1 kg de carne de cordero 
500 ml de caldo de carne o verdura 
100 g de cebada 
Curry 
Azúcar moreno 
Pasas al gusto 

Preparación 

En una sartén grande, fríe la cebolla hasta que esté suave pero sin que se tueste. Corta la carne de cordero en tiras o trozos pequeños y añádela a la sartén. Fríelo a fuego medio hasta que se dore, pero no demasiado para evitar que se ponga duro. 

A continuación, añade el caldo de carne o verduras a la sartén, agrega la cebada y tápalo todo. Deja que se cocine a fuego lento durante unos 20 minutos, o hasta que la cebada se haya cocinado. 

Para terminar, agrega curry y un poco de azúcar moreno al gusto mientras remueves para que se disuelvan en el caldo. Añade las pasas, cocinando a fuego lento durante algunos minutos más y retíralo del fuego. ¡Ya tienes listo tu plato principal de Imbolc! 

El consejo de Nuhmen 

Si bien la receta original se realiza con cordero, también puedes hacerla con otro tipo de carnes, como pollo o cerdo siguiendo las mismas indicaciones. Además, si acompañas la carne con unas patatas asadas o fritas, será un plato bastante completo que hará las delicias de tus comensales.


Tarta de queso de Brigid
Receta de Athe de Iberia


Esta receta es una tarta de queso normal, cuya cobertura de frutas o mermelada de color rojizo nos recuerda a los fuegos de Brigit, una de las Diosas patronas de esta festividad. ¿Qué mejor forma de terminar el ritual de Imbolc que compartiendo esta deliciosa tarta con el resto de asistentes? 

Ingredientes y materiales necesarios 

Base: 
320 g de galletas Maria 
130 g de margarina 

Relleno: 
500 g de queso cremoso (tipo philadelphia) 
300 g de nata para montar. 
1 sobre de cuajada 
100 ml de leche (reserva un poco para disolver la cuajada) 
90 g de azúcar blanco o 100 g de azúcar moreno 

Para adornar: 
Mermelada o fruta de temporada. 

Preparación 

Lo primero que vamos hacer es la base de nuestra tarta. Cogemos las galletas Maria y las machacamos hasta que se quede todo bien pequeñito, como si fuera arena fina. A continuación, cogemos la margarina y la calentamos unos segundos hasta que se derrita, incorporamos a las galletas y removemos bien hasta que todo quede bien mezclado. 

Quedará una pasta, engrasaremos un poco el molde desmontable y colocamos una capa con la masa de galletas. Aplastamos bien, metemos en el frigorífico y dejamos reposar como mínimo 30 min. 

Seguimos con el relleno. 

Primero pondremos en un vaso un poquito de leche y el sobre de cuajada, removeremos bien todo hasta que esta se disuelva y reservamos. 

En una olla ponemos a calentar con fuego medio la nata, la leche y el azúcar, removemos bien hasta que todo quede mezclado y añadimos el queso, mezclamos todo muy bien, hasta que rompa a hervir, pues no podemos dejar que el queso se queme. Cuando rompa a hervir, le añadimos la cuajada y mezclamos todo bien. 

Apartamos del fuego y dejamos atemperar un poco, lo justo para sacar el molde con nuestra base de galletas. Le añadimos toda la mezcla de la olla a nuestra base de galletas y dejamos enfriar fuera del frigorífico, unos 30 min, y después lo metemos al frigorífico dejándolo reposar al menos un par de horas. 

Cuando haya pasado este tiempo podemos sacar nuestra tarta de queso y ponerle por encima lo que nosotros queramos: una mermelada casera, trozos de fruta… 

El consejo de Athe 

Para la época de Samahin suelo preparar mermelada de ciruelas y frutos rojos que envaso al vacio para que me dure todo el año. Mi tarta de Imbolc lleva esta mermelada (ciruelas, arándanos, fresas, canela y un poquito de limón), pero vosotros podéis ponerle cualquier mermelada que vendan ya elaborada y añadirle pequeños trozos de fruta por encima. La mermelada, que mejor le va a este tipo de tarta es de arándanos, frutos rojos o fresa, pero al gusto de cada uno. 

Para nuestra masa de galletas, hay un truquito que queda muy rico, y es además de añadirle las galletas maría, podemos añadirle frutos secos machacados, o muesli, que le da un toque crujiente. 

Para que la tarta quede en su punto, es preferible dejarla reposar toda la noche en el frigorífico y si esto no es posible, al menos 4 o 5 horas.

Puedes encontrar más información sobre Athe en Lana-Art y en La Arboleda de Athe.

Magdalenas de chocolate con frosting de queso
Receta de Harwe Tuileva 


Hace un par de años, invité a mi amigo Nuhmen a merendar a mi casa. Había hecho unas magdalenas que me salieron feísimas porque el molde de magdalenas no me cabía en el horno, que era de mesa y muy pequeño. Pero, como dice mi marido, el estómago y el paladar no entienden de aspecto, así que Nuhmen se comió con mucho gusto mis magdalenas y, de cuando en cuando, me las recuerda como “aquellas magdalenas tan feas pero que entraban solas”. 

El otro día, me las volvió a recordar a colación del especial de recetas de Zona Arcana para Imbolc. Y una mañana de domingo, mientras esperaba a que levara el pan casero que estaba haciendo, me puse a hacer las dichosas magdalenas con la excusa que venían unos amigos a merendar (la historia se repite) porque, la verdad, son perfectas para Imbolc por su presencia de leche y huevos, productos típicos de esta festividad. Ya veréis que son muy fáciles de hacer. 

Ingredientes y materiales necesarios 

Cantidades para unas 12 magdalenas 

Para el frosting (cobertura) de queso: 
130 g de queso crema tipo Philadelphia (no light ni descremado). 
120 g de mantequilla. 
300 g de azúcar glas. 
Una cucharada de leche. 

Para las magdalenas: 
130 ml de leche. 
Una cucharadita de zumo de limón. 
1 huevo grande (tamaño L). 
160 g de azúcar. 
60 g de aceite de oliva. 
Un sobre (8 g) de azúcar avainillado. 
150 g de harina de repostería. 
20 g de cacao en polvo sin azúcar. 
Una cucharadita de vinagre blanco. 
½ cucharadita de bicarbonato sódico. 

Utilizaremos: 
Papel de magdalenas o cupcakes. 
Molde de magdalenas (salen bien si no se usa, pero quedan muy feas). 
Horno. 
Batidora o varillas. 
Recipientes en los que podamos batir. 

Preparación 

Empezamos por verter la leche en un recipiente y echarle el zumo de limón. “Con eso se corta la leche”, diréis. Sí, es lo que vamos buscando. Removemos con una cucharita y apartamos esta extraña mezcla en un lugar seguro, por ejemplo la nevera. Luego la utilizaremos luego para hacer el bizcocho. 

A continuación, haremos el frosting de queso. Preparamos todos los ingredientes. Os aconsejo que cortéis en taquitos la mantequilla para que podáis manejarla más cómodamente, así como que la pongáis a temperatura ambiente. El queso, en cambio, debe estar más o menos frío. Empezamos mezclando primero el queso, la leche y la mantequilla, mientras batimos con unas varillas manuales o con una batidora de varillas. Luego vamos incorporando el azúcar hasta que quede una pasta más o menos homogénea. Ahora os aconsejo que reservéis este frosting en la nevera para que gane cuerpo. Lo utilizaremos al final de la receta. 

¡Y vamos con el bizcocho! Primero de todo, vamos a encender el horno para precalentar, a 180ºC, con calor por arriba y por abajo. Prepararemos también un molde de magdalenas, en el que meteremos los papelillos de magdalenas correspondientes. A continuación, dispondremos de los ingredientes del bizcocho, que ya hemos listado arriba. Haced esto ordenadamente para que no se os olvide nada. Yo soy un desastre y como siempre se me olvida algo lo tengo que hacer así. 

Ahora podemos rescatar de la nevera la leche con el zumo de limón. Habrán pasado unos quince minutos, así que ya se habrá hecho el efecto “leche cortada” que andaba buscando. ¡Excelente! Este paso es clave para la receta, pues contribuye a la esponjosidad de la magdalena. 

A continuación vamos vertiendo los ingredientes, primero los líquidos y luego los secos mientras batimos. Empezamos por el huevo, batiendo hasta que haga un poco de espuma. Seguimos con la leche con limón, el aceite y el vinagre. Personalmente, le meto mucho aire a las mezclas para que luego no salgan apelmazadas. Seguimos con el cacao, el azúcar, la harina, el azúcar vainillado y, finalmente, el bicarbonato. Dejo el bicarbonato para el final adrede, puesto que la unión de éste con el vinagre no sólo sirve para dejar los hornos como una patena (truco de Nuhmen), sino que también hace una reacción química curiosa que hace que la mezcla coja aún más aire y quede más esponjosa. El resultado es un bizcocho de miga blandita, muy ligero. 

Ya está todo mezclado y ahora hay que llenar los papelillos de magdalena con la mezcla. Por favor, no los llenéis enteros: solo tres cuartos de la capacidad total del papelillo. De lo contrario, empezarán a subir y subir y subir y subir y… acabarán desparramándose por el horno. Y luego tendréis que usar el truco del bicarbonato y el vinagre, pero para limpiar la resistencia del horno. 

A continuación, metemos el molde de las magdalenas en el horno, aproximadamente a media altura (incluso un poquito más bajo si se tiene esa posibilidad). Y las dejamos hornear 18 minutos, que es lo que suelen tardar, o hasta que las pinchéis con un pinchito y éste salga limpio. 

Una vez hechas, las sacamos del horno y las dejamos reposar dos minutos en el molde. Luego, las pasamos a una rejilla o similar, donde se vayan enfriando. No se deben dejar en un plato mientras estén calientes, porque tienden a humedecerse. Luego, ya frías, se pueden pasar a un plato perfectamente. 

Ya se pueden comer, y están muy buenas, pero les falta el toque final: el frosting de queso. Lo habíamos dejado dentro de la nevera, así que ahora es el momento de sacarlo y, si os parece, ponerle un pegote a cada una de las magdalenas. Lo podéis hacer con una cuchara, aunque yo voy a usar una manga pastelera y le voy a dar el gusto a mi marido de hacer la decoración, porque sí. También se les pueden poner por encima estrellitas, bolitas, corazones, fideos de chocolate o de colorines. Imaginación al poder. 

Y aquí es donde se termina la receta. Nos vamos a comer estas magdalenas o cupcakes con un batido de vainilla a vuestra salud, esperando que os salgan tan ricas como a nosotros. 

El consejo de Harwe 

Espera a que las magdalenas se enfríen completamente antes de ponerles el frosting de queso. De lo contrario, la mantequilla se derretirá y no quedará nada bonito. Puedes darles un golpe de nevera justo después de decorarlas para que el frosting se “asiente” y quede más firme. ¡Buen provecho!


Magdalenas de zanahoria 
Receta de Runewald de los Cuervos 


El horno nos recuerda a la forja de Brigit, que con su calor transforma todo lo que entra en ella. Os animamos a hacer estas ricas magdalenas de zanahoria veganas (o vegetarianas si se agrega huevo.) Son fáciles de hacer, especialmente para quien guste de vez en cuando de tener algo dulce y rico para desayunar sin caer en la tentación de comprar bollería industrial. 

Ingredientes y materiales necesarios 

150 g de azúcar (blanco o moreno) y un poco más de azúcar moreno para decorar. 
300 g de zanahorias peladas en trozos 
3 huevos (o sustituto vegano, como el VEGG de Biográ) 
100 g de margarina o de aceite de girasol 
200 g de harina de repostería 
1 sobre de levadura química tipo Royal 
1 pellizco de sal 
1 chorrito de zumo de limón 
Moldes para magdalenas 

Preparación 

Antes de comenzar con la preparación, encenderemos el horno a 180º C para que se vaya calentando. Tras esto, pulverizamos el azúcar si preferimos que sea más fino, o si queremos podemos usarlo tal y como viene en el paquete. Mezclamos en un bol grande primero los ingredientes secos: la harina, el azúcar, la levadura y el pellizco de sal. 

Pelamos las zanahorias y las rallamos. También podemos usar un robot de cocina para picarlas bien picaditas, o hacerlo a mano si no nos molestan los trozos más grandes. Agregamos las zanahorias a la mezcla anterior y el resto de ingredientes: el aceite de girasol, los tres huevos bien batidos y el chorrito de limón. 

Mezclamos bien todos los ingredientes, vigilando que los grumos sean solo de zanahoria y no se hayan formado con la harina. 

Ponemos los moldes de magdalena sobre la bandeja del horno, y vamos rellenándolos un poquito más de la mitad, para que luego puedan subir sin desbordarse. Las decoramos con un montoncito de azúcar moreno en el centro de la magdalena y las introducimos en el horno. 

Tras 15 minutos, probamos con un palillo si ya está horneada la masa. Si sale seco, ya tenemos nuestras ricas magdalenas listas. Dejar enfriar y ¡a disfrutar! 

El consejo de Runewald 

La receta original contiene tres huevos, pero como he querido hacer magdalenas veganas he usado este producto de Viográ que se llama Vegg. Es muy sencillo de usar y queda muy rico. Para obtener la mezcla, pondremos tres cucharadas soperas de producto con 100 mililitros de agua y ya lo tenemos listo.

Puedes encontrar más información sobre Harwe en 13 Lunas y el Templo de Brigit.


Desde aquí quiero agradecer enormemente a Athe de Iberia, Haku Kogarashi, Harwe Tuileva, Heru Palas, Runewald de los Cuervos y Yaxley Black su colaboración y buena disposición al compartir sus recetas para este artículo. Sin vuestra generosidad, esto no hubiese sido posible.

Nuhmen Delos ~

Meditación para Imbolc: La llama del fuego interno

Esta meditación está diseñada para conectar con las energías del Sabbat de Imbolc a través de la interacción con la naturaleza. En ella, descubrirás que los cambios que se producen en el medio natural con el giro de la Rueda del Año también pueden ser honrados a través de una meditación guiada tan sencilla como esta.

Preparación: Se aconseja realizar esta meditación en un momento de calma, preferiblemente al amanecer, cuando el Sol comienza a elevarse sobre el horizonte. Ponte ropa cómoda y enciende una vela frente a ti. Cierra los ojos, relaja la tensión de tu cuerpo y prepárate para este viaje en búsqueda de tu fuego interno.


Comienza despejando y liberando las energías excedentes de tu cuerpo, sintiendo cómo el calor de tu corazón se expande por tu cuerpo, eliminando todo aquello que no necesitas en este momento.

Visualiza un amanecer en el campo. La nieve cubre aún gran parte del entorno que te rodea, aunque el deshielo comienza a ser evidente y ya se aprecian algunas zonas en las que la tierra, oscura y fértil, aflora bajo el manto blanco. Todo está en silencio en este momento previo al despertar de la vida mientras que el Sol asoma tímidamente entre las montañas.

Respira profundamente para llenar tus pulmones del aire limpio que te rodea y comienza a caminar sin seguir un rumbo fijo. Contempla los árboles aún sin hojas, las madrigueras aparentemente vacías, la tierra cubierta por hojarasca descompuesta por el frío y las lluvias del invierno… sigue caminando hasta que tus pies te lleven a un claro aún cubierto por la nieve. Sabrás que has llegado al lugar adecuado cuando sientas cómo tu corazón comienza a latir con fuerza, poniendo en marcha los canales energéticos de tu cuerpo. Arrodíllate y deja que la nieve empape tus pantalones y el frío abrace tus piernas. Siente cómo el poder del invierno poco a poco te rodea. 

Ahora, cierra tus ojos y lleva tus manos al corazón. Concéntrate en el latido sutil y constante que te mantiene con vida. Siente el calor que emana desde el centro de tu ser y deja que se expanda por tu cuerpo, que viaje por tus brazos y se acumule finalmente en tus manos. Concéntrate y conecta con la llama de tu fuego interno, ese que arde en tu interior y te ilumina aún en los momentos más oscuros, cárgate con ese fuego de gran poder y prepárate para compartirlo con el entorno que te rodea.

Cuando sientas que ha llegado el momento, extiende tus brazos y apoya las manos en el suelo con fuerza, proyectando toda la energía chispeante de ese fuego interno sobre el terreno. Inmediatamente, sentirás cómo la dura capa de nieve y hielo comienza a resquebrajarse y fundirse, aunque no del todo. Aprovechando ese momento de debilidad, pequeñas briznas de hierba y campanillas de invierno brotarán aquí y allá, asomando sobre el manto blanco de nieve y decorando el claro en el cual detuviste tu paseo matinal.

Levántate y contempla el paisaje. Pequeñas manchas verdes salpican ahora el paisaje, mientras que los árboles comienzan a despuntar sus brotes. Algunos pájaros sobrevuelan el horizonte, anunciando que el largo invierno comienza a retroceder, mientras que algunas florecillas a nuestros pies nos anuncian la promesa de una nueva primavera. Un suave viento agita tu pelo y susurra en tu oído que la magia de Imbolc ha comenzado a hacer su efecto y ya no hay marcha atrás. 

En rayo de Sol ilumina con fuerza tu rostro. Es hora de volver a casa: respira profundamente, vuelve a tomar consciencia de tu cuerpo moviéndote poco a poco. Abre los ojos y libera las energías excedentes. 

¡Feliz Imbolc!

Nuhmen Delos ~

Imbolc: Información básica, actividades y correspondencias

Imbolc es la fiesta que representa la chispa de la vida que despierta y asoma tímidamente justo en mitad del invierno, trayendo consigo la promesa de una nueva primavera. Los días son ya más largos y poco a poco comenzamos a sentir esa llamada que nos invita a salir de nuestro refugio invernal. La naturaleza despierta, el frío comienza a desaparecer y la flora y fauna vuelven a la vida tras su letargo.

Este Sabbat es un festival de Luz y del amanecer. Se considera tradicional encender muchas velas en esta festividad para debilitar el poder del invierno y celebrar el notable aumento de la duración de los días. Es una época típica para iniciar nuevos proyectos, dar rienda suelta a la inocencia, la alegría y la creatividad, así como y comprometernos con nosotros mismos. Es también un momento muy bueno para las iniciaciones en el camino espiritual.

En la alegoría del Dios y la Diosa a lo largo de la Rueda del Año, en Imbolc se celebra la recuperación de la Diosa tras el parto que tuvo lugar en Yule así como su lactancia, pero también se honra la Diosa como Doncella que manifiesta los atributos de la juventud, la esperanza y la jovialidad. Por su parte, el Dios ya no es un recién nacido, sino un chico joven cuyo crecimiento y aumento de poder se percibe en el aumento de la duración de los días. 


La naturaleza en Imbolc

Resulta difícil comprender en profundidad las celebraciones asociadas a cada Sabbat si no se analizan los cambios que suceden en la naturaleza. Imbolc despliega su esplendor justo a mitad del invierno y, a pesar de que la naturaleza aún duerme, se observan ya los indicios de su despertar. Si bien el mal tiempo y las bajas temperaturas aún dominan en el entorno, tímidos y valientes brotes verdes asoman sobre la superficie de la tierra desafiando al frío invernal, mientras que algunas aves nos observan desde las desnudas ramas de los árboles.

Ha llegado el momento de ponerse en marcha y hacer frente al invierno. Imbolc es un período de transición entre las dos estaciones: nos trae un maravilloso momento de planificación, trabajo y acción durante el día y también un íntimo momento de refugio interno junto al calor del hogar durante la noche. Largos paseos matutinos nos esperan por los parques junto a jornadas de limpieza de hogar y preparación del jardín para la primavera. Numerosos proyectos se arremolinan en torno a nosotros de cara a los meses venideros. ¡Es hora de darles forma y atraerlos a nuestras vidas!


Correspondencias para Imbolc

Conocer las correspondencias de esta festividad puede ser muy útil a la hora de diseñar nuestro ritual, plantear actividades o de adornar nuestro hogar para la celebración, así que a continuación se exponen las más importantes:
  • Nombre del Sabbat: Imbolc.
  • Pronunciación: Ímbolc.
  • Otros nombres: Oimelc, Candlemas, Brigid's day.
  • Fecha de celebración en el Hemisferio Norte: 1-2 febrero.
  • Fecha de celebración en el Hemisferio Sur: 1-2 agosto.
  • Estación: Invierno.
  • Elemento asociado: Aire.
  • Colores principales asociados: Blanco, amarillo y dorado.
  • Colores secundarios asociados: Crema, naranja y marrón claro.
  • Olores asociados: Jacinto, narciso, naranja, jazmín, cera derretida, pastel horneado.
  • Plantas asociadas: Escaramujo, galanto, jacinto, narciso, almendro, cerezo.
  • Animales asociados: Oveja, cabra, vaca, búho, ratón, gorrión.
  • Diosas asociadas: La Diosa Doncella, Brigit, Laia, Bast, Hestia, Vesta.
  • Dioses asociados: El Dios Astado, Angus, Hefesto, Fauno, Mandulis, Xipe Tótec.
  • Símbolos habituales: Cruz de Brigit, velas, madejas de lana, flores blancas, peluches.

¿Qué hacer en Imbolc?

Por falta de tiempo debido a nuestras circunstancias personales, o de intimidad debido a nuestra situación familiar, a veces no resultará posible celebrar Imbolc con un ritual propiamente dicho, pero sí que podemos honrar las energías del momento a través de pequeños gestos y actividades que podemos incorporar ese día a nuestra rutina.
  1. Vestirse ese día con tonos blancos, amarillos y anaranjados.
  2. Encender en tu hogar un montón de velas para celebrar el retorno de la luz.
  3. Buscar imágenes para colorear de cruces de Brigit y decorar con ellas el hogar.
  4. Decorar con guirnaldas de luces la estancia en la que se celebrará el ritual.
  5. Erigir un altar especial para este Sabbat y asegurarse de que siempre tenga una vela encendida.
  6. Erigir un altar a Brigit, Diosa patrona de Imbolc.
  7. Confeccionar una cruz de Brigit, consagrarla y colocarla en el altar.
  8. Realizar variantes de la tradicional cruz de Brigit de cuatro brazos. ¡También pueden hacerse con tres y cinco!
  9. Hacer velas en compañía de los tuyos para usar después en el ritual.
  10. Cocinar alguna receta relacionada con la festividad, siendo muy adecuadas las que emplean un horno.
  11. Servir comidas elaboradas con productos lácteos en honor a la lactancia de la Diosa.
  12. Prescindir de la luz eléctrica cuando se ponga el sol e iluminar la tarde-noche con velas. 
  13. Investigar sobre Brigit, Laia y demás diosas asociadas a esta festividad.
  14. Meditar con el Elemento Fuego y conectar con las energías que erradican el invierno.
  15. Meditar sobre el despertar de la naturaleza y los seres vivos.
  16. Meditar sobre la importancia de la inocencia, la sinceridad y la espontaneidad.
  17. Conectar con los tótems de los animales activos en esta época del año.
  18. Honrar a los animales que se encuentran amamantando a sus crías.
  19. Realizar una limpieza en casa para mover las energías estancadas durante el invierno.
  20. Fundir nieve o hielo de tu entorno cercano y utilizar ese agua en un ritual de limpieza y purificación.
  21. Tomar un baño o ducha ritual únicamente a la luz de las velas.
  22. Aprovechar las energías expansivas de la estación para potenciar tu creatividad. 
  23. Crear una espiral de fuego utilizando velas para elevar las vibraciones del ambiente durante el ritual.
  24. Practicar adivinación con las velas encendidas, interpretando su llama y la forma en la que éstas se derriten. 
  25. Acoger unos días a un animal sin hogar. Muchos refugios necesitan ayuda en esta época
  26. Madrugar y contemplar el amanecer de Imbolc. Será una experiencia mágica en todos los sentidos.
  27. Unirte al proyecto Kildare de la Guardia de la Llama Eterna de Brigit.
  28. Seleccionar y preparar las semillas que serán plantadas en primavera.
  29. Organizar junto a la gente de tu comunidad algún nuevo proyecto para este año.
  30. Inventar tu ritual, diseñar tus invocaciones, crear tu altar... dejar fluir al ser creador que vive en ti.

A ti, que visitas Zona Arcana en busca de información sobre este Sabbat, te deseo un muy feliz Imbolc. Que los vientos del cambio traigan un soplo de aire fresco a tu vida y la llenen de momentos maravillosos. 

¡Déjame un comentario si esta información te ha sido de utilidad!
Nuhmen Delos ~